Lina Faria
Prisión femenina
El hogar en cuanto prisión y la prisión en cuanto hogar

No es un reportaje.

No es documental.

Es una inmersión en el universo femenino.

Es un retrato de mi alma. Un retrato revelado por mi patrón de verdad. Un patrón basado en la condición de mujer en los embates con la vida, durante mis veinte años frente a una profesión predominantemente masculina, y de mis cuarenta años frente a una sociedad de dominios patriarcales. Si al hombre le quedó el mundo y la mujer se queda con el hogar, como están hoy esos reductos, esa cuna, ese útero de la sociedad. En un momento en que la mujer abrió las puertas de esa prisión, y consiguió, por necesidad o voluntad, conquistar el mundo, mi atención se vuelve hacia la relación que ella continúa manteniendo con su cápsula. Ella tiene el don de transformar ambientes con pequeños toques, por más inhóspitos que sean, en hogar. Prisión, en tanto herencia y hogar es una forma de rescatar la dignidad por la estética, ora  en sistemas domésticos, ora sistema carcelario, tomando en cuenta el gusto por el adorno, inherente a la mujer.

Lina Fria
Prisión Femenina, 1998

(volver)

  (volver a Conferencia y textos)