Erik Steinhold

Me enfrento al vacío con una brocha cargada de agua. Humedezco el soporte para crear una base receptora donde la tinta hará su recorrido, donde jugará libremente luego de ser impulsada por un movimiento ágil de mi cuerpo. La mancha y la línea comienzan a dialogar y a narrar una historia, donde algunos elementos se relacionan y parecen conocerse, como si pertenecieran al mismo mundo, y otros, divergen y se retraen, ajenos a esa situación buscan pertenecer desesperadamente o esperan encontrar una salida que los lleve de vuelta a su lugar de origen.

Los dibujos presentan un juego de contrastes, dado mediante el valor de las líneas, la textura y las dimensiones de los elementos que los conforman. Igualmente, elementos alternos se presentan ocasionalmente y forman parte del diálogo; este aparecer permite otra lectura de contraste, donde se produce una ruptura del diálogo inicial entre la mancha y la línea.

Licenciado en Artes Plásticas, Mención Cerámica, en el Instituto Universitario de Estudios Superiores de Artes Plásticas Armando Reverón, Caracas, 2002.