Bosco

Juventud, 2004

Abajo el ALCA, 2004

Águila, 2004

ALCA
Viva el consumismo, 2004
Mariners “Si al ALCA”, 2004
¿Si?, 2004
Marx – Obras completas, 2004
Lágrima (Estatua de la libertad), 2004

TV alternativa, 2004

El buen humor NO se revoca

NO creo que el buen humor sea revocable. Dicho esto puedo convenir en  que nada en esta vida es irrevocable. ¿Contradicción? ¿Juego de palabras?, puede ser, el humor es así, difícil de arrinconar en una definición irrevocable.

Lo que pasa es que según mis categorías el humor es una muestra de inteligencia, y la inteligencia , según mis categorías, tiene su mejor expresión en la tolerancia, la solidaridad y la alegría de vivir, y su  peor expresión en el rechazo y el odio a lo que no comprendemos, es decir: a casi todo lo que existe.

Dicho esto, proclamo como irrevocable el  derecho a expresar, a través de la forma de humor que proviene  de la manifestación  inteligente de la alegría de vivir (como en el caso de esta exposición que NO es una exposición) mis opiniones sobre este proceso político al que adhiero (votando por NO ¿no es gracioso?) así como sobre el comportamiento de quienes lo adversan; que incluyen humoristas del tipo de aquél editor que calificó de “travesura” cambiar una flor por una pistola en la foto del presidente, y a prestigiosos caricaturistas que mientras denuncian al “régimen” por violaciones a los derechos humanos -hoy más garantizados que nunca en Venezuela- no “dicen una línea” sobre los crímenes de lesa humanidad perpetrados día a día en Irak por un presidente electo fraudulentamente, y que por añadidura, financió un golpe de estado que un juez humorista sentenció “preñado de buenas intenciones” contra un presidente legitimado en siete elecciones. No sé que piensa usted, pero para mí ése es el único tipo de “humor” que merece ser revocado.  

(volver)