Blanca Rivero

Caracas: un museo. Categorías museales y prácticas artísticas

Resumen:

Al revisar los atributos que la ciudad de Caracas posee, deviene la propuesta que la ciudad se comporte como su propio museo, como su teatro de la memoria. Es por lo cual presentaremos varias categorías de musealización de las manifestaciones artísticas que usan la ciudad como soporte. Una muestra de la ciudad como su propio museo, como soporte de las tradicionales y nuevas tendencias de la plástica urbana. Así mismo buscamos mostrar como en la actualidad, las expresiones artísticas buscan, en contra todos los pronósticos, reflejar la identidad y vocación artística de la ciudad.

Alguien dijo que el otro comienza donde nuestros sentidos se encuentran con el mundo.

Las ciudades precisan constantemente ser redefinidas para existir y no ser olvidadas a través de sus monumentos, porque en definitiva nuestra visita a una ciudad se traduce en cuantos monumentos vamos a conocer sin involucrarnos notablemente con esta.

El acto de ser ciudadano es en sí una resonancia que sólo existe como una acción cuya temporalidad es evidente. Estas resonancias mutan día por día, tienen influencia directa sobre los contenidos asociativos de cada significado. Para soñar, para decir alguna cosa, una existencia, el individuo precisa encontrar una posición tal donde el flujo interior/exterior e exterior/interior sea garantizado. Sin esta práctica, nuestra noción de ciudadanía se estaciona en la existencia, la ciudadanía que se encuentran en todos los contextos de vida de una urbe, independientes de las condiciones económicas y esto nos llevará al activismo.

Toda persona tiene una compleja e híbrida identidad. También complejos son los medios que determinan y producen una singularidad con la cual nos diferenciamos en una ciudad. Cada uno de nosotros ordena y nomina aquello que ve, que escucha y que toca a través de un sistema propio de significados. Estas tensiones producen la necesidad de creación de un campo del arte público, en el cual la visión del mundo particular ciudadano de cada uno puede tornarse cuestionable, el individuo puede tornar su visión singular de mundo en potencialidad.

La dignidad de cada ciudadano se basa, entre otras cosas, en el hecho de que sólo ella ve el mundo y su ciudad como ella lo ve. Por eso es interesante oír al otro y ver lo que otro ve.  

La Ciudad como regulador, contenedor de un modo de vida, la Ciudad es por consiguiente un sistema, dentro de éste existen muchos entes involucrados, enumerarlos es un trabajo infinito, al igual que su propio concepto. La Ciudad es mutable y está siempre en constante evolución (involución), su crecimiento a veces incontrolable, no se puede calcular matemáticamente.  Se convierte entonces en este caso en una larga cinta de Moebius en la que se conoce cómo se comienza, pero nunca cúando ni dónde termina.

Santísima

 

(la autora)

Resumen

La ciudad de Caracas es considerada una urbe moderna: una gran cantidad de edificaciones construidas en los años 50, –época en la que el movimiento moderno se consolida dentro del entorno urbano de la ciudad-  conforman el paisaje, la retícula de carácter colonial predominante en principios del siglo XX se vio desconfigurada por el auge de la modernidad y los procesos de conurbación, la inclusión de grandes avenidas, autopistas y las nuevas edificaciones, constituyeron un cambio radical y descontrolado de su crecimiento. En el marco de la ciudad contemporánea las nuevas tendencias nos refieren inmediatamente a considerar las pasadas, una ciudad formada a especie de collage, superposición de capas de diversas intensidades, formas y usos. Caracas, ciudad de otrora vez “techos rojos”, es ahora cúmulo de sucesos, tipológicamente postmoderna, no por convicción sino por accidente, dibujada sobre la arquitectura moderna, posee numerosas peculiaridades  que merecen ser rescatadas, revalorizadas y sobre todo comunicadas y difundidas.

Por todo esto, se plantea el presente proyecto expositivo que utiliza la ciudad de Caracas como su propio museo y lugar de exhibición, en donde la ciudad es soporte de las tradicionales y nuevas tendencias de la plástica urbana, la exhibición está dedicada tanto a las obras de arte de carácter público que pueden ser observadas por el colectivo sin restricciones de acceso, como a las piezas de diversa índole que conforman iconografía para la ciudad, es una exposición desarrollada a lo largo de la ciudad que busca el rencuentro, la revalorización e identificación del público con su  entorno cotidiano. 

La exposición busca presentar cómo el guión curatorial puede estar inscrito en el inconsciente colectivo, siendo está una primera  aproximación a musear la ciudad de Caracas, en donde la ciudad es soporte de las tradicionales y nuevas tendencias de la plástica urbana, cuando la arquitectura es usada como sustrato del arte público y la publicidad transmuta en iconografía.

Antecedentes y justificación  

La ciudad de Caracas posee invaluables atributos que la constituyen como una ciudad contemporánea en constante crecimiento y evolución.  Con el paso del tiempo la ciudad ha mutado, llegando a ser cúmulo de situaciones, a veces incomprensibles para el estudio humano y social. Sin embargo parece siempre dispuesta, susceptible y sedienta de análisis.

A raíz de esto surge la idea de convertir a  la ciudad de Caracas en su propio museo a fin de manifestar y estrechar la necesaria relación entre los habitantes y su ciudad. Apuntalándonos en el texto de Giandomenico Amendiola donde dice: “La ciudad se convierte en museo y alegoría de la historia de si misma” (Amendiola, 1997: 242). 

La amada por muchos (y a veces odiada por algunos) ciudad de Caracas, es fuente siempre de controversiales críticas a nivel urbano, arquitectónico, social y cultural. Lejos de alejar a sus detractores tiende a acercarlos en busca de “posibles” soluciones a sus tan innumerables problemas, sin embargo pareciera que es inmune a sus críticos y que continúa siempre proporcionando temas de los cuales hablar y reflexionar. En ello corresponde al concepto de Amendiola: 

En la ciudad cada parte o aspecto, cada lugar o red de lugares es el resultado de toda la historia precedente. Vivir la ciudad significa pues establecer una relación, consciente o inconsciente, critica o pasiva, con el pasado  (Amendiola, 1997: 233). 

En este collage cohabitan fragmentos de la Ciudad en un solo lugar, algunos de ellos, la arquitectura y el arte, que en muchos casos generan circunstancias espaciales gratificantes y de significativo valor espacial por sus condiciones físicas, sociales y culturales.  

El ámbito de esta exposición corresponde a: La ciudad de Caracas como soporte para las tradicionales y nuevas tendencias; se refiere a aquellas manifestaciones artísticas que por su naturaleza utilizan  la infraestructura existente en la ciudad como plataforma o soporte de exposición.  

Se mostrarán las manifestaciones artísticas y sociales que usan a la ciudad como soporte, como es el caso del arte mural en las edificaciones de los años 50,  la esculturas urbanas,  la novedad de los años 70 de incorporar obras de arte a los espacios públicos de los edificios institucionales, los vanos intentos de arte público y las  iconografías de la ciudad. 

En la época actual las nuevas tendencias han cambiado los esquemas bajo los cuales estábamos acostumbrados a apreciar el arte, el arte sale de los museos y galerías para manifestarse de innovadoras y diferentes maneras, apropiándose de espacios que no le “pertenecían”, incluso llegando a cambiar nuestra consideración  de lo que arte significa. Como Hugo Gaggiotti dice en su articulo “Háblanos de la ciudad”: “Una ciudad no es independiente de las representaciones que se hagan de ella” (Gaggiotti, 2001:73). 

La exposición en la ciudad significa la reconsideración de la noción de arte, aludiendo a Jean Michel Basquiat “Una obra de arte se compone de los mismos ingredientes que un graffiti: garabatos, símbolos e ironía” (Guédez, 1998: 48), a raíz de esto se abren puertas a futuro, a muestras de manifestaciones artísticas de arte público como lo son: grafittis, los titiriteros  y malabaristas, sin dejar de lados expresiones actualmente aceptadas como performances, happening. Por lo tanto: “… toda expresión sobre la cual pueda producirse el discurso urbano es un texto urbano, un producto cultural de la ciudad.”(Gaggiotti ,2001: 73). 

La exposición no se limita sólo a mostrar la historia artística de la Ciudad, si no también, a mostrar cómo Caracas es capaz de evolucionar, mutar y contarse, en sinergia con las nuevas corrientes plásticas y sociales de nuestra época.  

Las representaciones de carácter público presentes en la Ciudad van desde la estatuaria de la época guzmancista hasta vanos e infructuosos intentos de arte público, que llevado por la desidia de sus “cuidadores” son ahora sólo restos cadavéricos de un gran elefante blanco que no logró su objetivo social de contemplación y admiración, donde sus carroñeros sólo vieron  en él, grandes fuentes de material de reciclaje, dañando de manera irreversible las obras públicas. Parece casi imposible encontrar un ejemplo de arte público que no haya sufrido las agresiones del hampa. 

Sin embargo, las edificaciones arquitectónicas que con sentido de pertenencia albergan bajo su cuidado obras de carácter público, son bien mantenidas, por ser oportunidad de generar recorridos de revalorización del arte y concientización del espectador. Algunas de estas obras por la naturaleza  de su concepción y ubicación en las edificaciones que le sirven de albergue, pueden recibir el calificativo de “Zarcillos”, “pendientes”, “prendedores” o “encargos”, ya que constituyen elementos decorativos colocados posteriormente en los espacios exteriores de las edificaciones.

En toda ciudad existen elementos referenciales e iconográficos para sus habitantes, en el ámbito de la exposición de la ciudad de Caracas recibirán el nombre de “Caraqueñografías”, elementos que por su naturaleza, ubicación y entorno sirven de referencia para los ciudadanos, que construyen una colección de imágenes de la ciudad. El Ávila es sin duda el mayor elemento geográfico y referencial de la ciudad, así mismo existen algunos elementos publicitarios que por su tradicional ubicación, se han consolidado en el imaginario colectivo del caraqueño, convirtiéndose sin duda en referente e iconografía de la ciudad, como es el caso de la valla de Coca Cola en Plaza Venezuela, la lata de Nivea de la autopista o el símbolo de Savoy de Bello Monte. 

Existen muchos otros elementos a considerar a la hora de musear la ciudad de Caracas, no obstante es pertinente delimitar este primer ámbito de la investigación a los elementos ya comentados, dejando abierto futuros espacios de investigación a elementos como: la estatuaria (tratada en investigaciones previas), las plazas, los parques, puentes, edificaciones arquitectónicas, la fontanería,  grafittis, los espacios de representación, las estructuras escolares y la Ciudad Universitaria de Caracas (ampliamente estudiada por su relevancia dentro de la síntesis de las artes modernas), ya que algunos de estos temas por su magnitud, relevancia e importancia merecen una consideración  exclusiva a ellas.

Al utilizar a la ciudad de Caracas como fundamento o tema de investigación, se encuentran muchos temas que pueden ser utilizados para futuras  investigaciones o proyectos expositivos como es el caso de los siguientes: 

La ciudad de Caracas como fuente de sentido plástico: comprende las  manifestaciones artísticas, desde sus primeras incursiones inspiradas y generadas con la ciudad de Caracas como tema o fundamento.  

La ciudad de Caracas reconocida como tema de estudio: Abarca todo lo que artistas, arquitectos, urbanistas, filósofos, sociólogos, antropólogos, geólogos, biólogos, historiadores, cuentistas, han hecho por y para la ciudad.  

Se mostrará los componentes que conforman la Ciudad, tanto desde el ámbito de la plástica como de la investigación (social, urbana, antropológica, geológica, arquitectónica). En esta investigación encontraremos obras que por la naturaleza de sus exploraciones sirvan para ejemplificar la evolución de la Ciudad, buscando explicar los diversos estudios morfológicos y de desarrollo que se hayan realizado, mostrando a través de obras de arte, tópicos como la conformación y desarrollo de la retícula originaria, la organicidad, la conurbación y otros fenómenos formales del crecimiento y asentamiento de las ciudades modernas.  

Recuperación de espacios públicos: Propuesta de mantenimiento y rescate de las obras de arte público, mediante programas auspiciados por instituciones, alcaldías y asociaciones de vecinos.

Concurso para la apropiación por parte del arte público de espacios no convencionales: consiste en un concurso de carácter público nacional  abierto, donde las personas interesadas intervendrán  los espacios publicitarios que para el momento de la convocatoria se encuentren libres o en estado de abandono. Busca expandir el alcance de las manifestaciones artísticas a espacios no convencionales, para de esta manera apropiarse y acercarse desde otra perspectiva a la ciudadanía. 

Concurso de obras de carácter público: luego de una investigación que permita  identificar los espacios adecuados para la incursión de obras de arte público en la ciudad, se convocará a un concurso nacional abierto donde los participantes intervendrán de manera permanente los espacios seleccionados, con la finalidad de crear lugares de contemplación para las nuevas manifestaciones artísticas. 

Lo que se busca con esta exposición en la que Caracas se plantea como museo es:

  • Revalorizar lo que para el caraqueño es cotidiano,  que tome conciencia de los valores artísticos y sociales que hay en la Ciudad para disfrute y referencia de sus habitantes, que estos reconozcan, vuelvan a ver, desde otra perspectiva de admiración, su habitáculo.

  • Dar a conocer y proporcionar a la sociedad mecanismos de reconocimiento de los valores presentes en la Ciudad.

  • Convertir recorridos cotidianos y naturales de la ciudad en itinerarios de contemplación artística.

  • Establecer identificación y sentido de pertenencia de los espectadores con su entorno.

  (volver)  

  (volver al Ciclo de charlas)