Aníbal Ortizpozo

El desamparo y la soledad del talento artístico. Carencia de Leyes, Regímenes e Instituciones que garanticen la Seguridad Social de los Artistas Plásticos

Ponencia presentada en el I CONGRESO NACIONAL DE ARTISTAS PLÁSTICOS AVAP

MACCSI, Caracas, 28 y 29 de junio de 2002

"Si bien, el arte sobrevivirá por sí solo, desgraciadamente sus creadores, no"
O.P.

Aspiro que este congreso pueda ser algo más que una suma de ponencias y de posiciones contrapuestas. Constituir mesas de trabajo urgentes de pragmatismo que reclamen una política cultural del Estado basada en la eficacia, ocupándose de los hechos y rechazando el apriorismo dogmático e ideológico.

Uno de los hechos más notorios de nuestra realidad en el campo de las artes, y en especial de las Artes Plásticas, es la carencia de la Seguridad Social que por derecho, los artistas deben gozar. Se trata sólo de observar y de tener un poco de sentido común.

Ahora bien, hay muchas interrogantes y precisiones que es necesario hacer. ¿Qué es para el Estado venezolano un Artista Plástico? ¿Por qué se considera nuestro sector laboral-artístico, equívocamente, "no productivo" para la economía del país? ¿Cuáles son los derechos que le corresponden a este "ciudadano artista plástico" en el sistema de Previsión Social? ¿Por qué los Artistas Plásticos han carecido y carecen de leyes e instituciones propias que garanticen su seguridad social? ¿De quién es la responsabilidad de estas carencias? ¿Es sólo del Estado? ¿O también los artistas "hipnotizados por efímeras bonanzas económicas" y exceso de juventud, hemos desatendidos esta responsabilidad colectiva?

Es necesario precisar que Seguridad Social es un conjunto de leyes y organismos que las aplican y que tienen por objeto proteger a los individuos y a la familia contra ciertos riesgos sociales. Además los países industrializados disponen de un sistema de Seguridad Social cuyos grandes ejes están constituidos por un seguro contra el paro, un seguro contra los accidentes de trabajo, y las enfermedades profesionales, Seguros Sociales y prestaciones familiares. Tenemos conciencia que los sistemas de Seguridad Social están regidos generalmente por legislaciones estatales y que para algunos países se mezclan regímenes obligatorios legales, regimenes obligatorios profesionales y regímenes facultativos.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en el Capítulo VI, Artículo 100, establece:

"La ley establecerá incentivos y estímulos para las personas, instituciones y comunidades que promuevan, apoyen, desarrollen o financien planes, programas y actividades culturales en el país, así como la cultura venezolana en el exterior. El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras culturales su incorporación al sistema de seguridad social que les permita una vida digna, reconociendo las particularidades del quehacer cultural, de conformidad con la ley."

"LA ALQUIMIA LABORAL"

El trabajador del arte y la cultura, como lo sabemos por experiencia propia, en la acción de sobrevivencia aplica el recurso "de mosquito para arriba, todo es cacería" y así construye un variado campo laboral con la presión de sus necesidades vitales.

Mientras crea, se transformará en funcionario público, promotor cultural, diseñador gráfico, ilustrador, docente, crítico, curador, marchand, realizando su obra en el tiempo sobrante. Si es muy valiente o tiene recursos propios, se dedicará sólo a hacer su obra transformándose en una empresa, será su propio patrón para financiar con la venta de la obra, taller, vivienda, educación de los hijos, seguro médico y futuras prestaciones cotizando en algún Seguro o Entidad Bancaria particular.

Cabe agregar que para los que se dedican a la docencia les "lloverá sobre mojado", ya que los artistas-docentes, a pesar de ser reconocidos por el CONAC, los museos, la crítica y la intelectualidad del país, al ejercer la docencia en el Ministerio de Educación son desconocidos y el salario, a pesar de la trayectoria artística, es inferior al que recibe un joven al egresar de algún pedagógico. Esta situación injusta desde todo punto de vista humano, no considera el valor que tiene el hecho de que un artista plástico que además de realizar una obra que enaltece a la nación, dedique parte de su tiempo a la formación de las nuevas generaciones de jóvenes creadores.

La AVAP debe exigirle al Estado que garantice el derecho que tiene el Artista a producir su obra y vivir de ella, velar porque esta industria cultural tenga la legislación adecuada y una orientación que no privilegie lo comercial por sobre lo artístico-cultural (subsidios, préstamos con bajos intereses, financiamiento de proyectos artísticos etc.)

Procurar la disposición de espacios en áreas comunitarias para talleres creativos. Facilidades aduaneras para la adquisición de materiales. Protección legal y aplicación del derecho de autor.

Normas claras para eliminar la figura de la "exclusión" de los Artistas Plásticos en la programación de actividades en las salas y museos del sistema nacional.

Normas claras significa que ninguna sala o museo puede privilegiar el amiguismo, la tendencia sexual, la tolda política, la tendencia de moda, lo elitesco, lo generacional, el negocio curaturial, etc. todos factores extra-artísticos profusamente usados y profundamente injustos.

Para la toma de desiciones de las autoridades del Estado pedimos aparte de la voluntad política un elemental sentido común para poder ver al Artista Plástico como un trabajador más con todos los derechos de un ciudadano común productivo y como tal formar parte de la legislación en lo que a Seguridad Social se refiere.

Ninguna expresión equívoca puede cambiar la realidad

Para poder hablar con propiedad de nuestra realidad he tomado una pequeña muestra de 160 artistas en Venezuela, vivos, con más de 50 años de edad, y con reconocimiento al trabajo artístico que realizan.

A estos artistas se les realizó una encuesta simple referida a su especialidad, ingresos, trabajos remunerados paralelos a la realización de su obra, tenencia de taller y vivienda (propio o alquilado) existencia de seguro médico ambulatorio y hospitalario, si tiene pensión o jubilación, si está en vías de obtenerla. O si llegados los 60 años para la mujer y 65 para el hombre por ausencia de cotizaciones y/o prestaciones no podrá acceder a estos beneficios como cualquier trabajador venezolano.

La estadística arrojó a simple vista que ante la carencia de Seguridad Social los Artistas Plásticos en Venezuela han preferido, para mejorar su calidad de vida en la estabilidad laboral, asumir la docencia como actividad paralela mayoritaria, en otras palabras, de la "nada" a salarios pensiones y jubilaciones de "miseria" del Ministerio de Educación.

Algunos porcentajes y cifras de este muestreo de estos artistas que disfrutan del reconocimiento de la sociedad venezolana son los siguientes:

La muestra habla por sí sola, para los que quieren ver y oír, a pesar que éste es un grupo de artistas reconocidos, donde hay 41 Premios Nacionales, y donde los 119 restantes tienen también una producción valorable, ello no impide que haya 126 de ellos que tienen que realizar otras actividades paralelas a la obra; 65 de ellos sin posibilidad de jubilar o tener una pensión de vejez; 40 sin seguro médico y 49 con Servicio asistencial limitado. El desamparo es evidente hasta en este grupo de Artistas reconocidos y será más que evidente y grave si extendemos la encuesta al total de Artistas Plásticos del País, sin limitación de edades, ni calificativos como el de "Ingenuos o Populares" que son los más desamparados.

La AVAP nos pedía ser pragmáticos y menos retóricos, lamentablemente la acción práctica en el campo de la Previsión Social requiere de la formulación de leyes, reglamentos e instituciones y ello es un proceso lento que se debe iniciar cuanto antes.

Aún nuestros legisladores de la Asamblea Nacional están en deuda con la Ley Orgánica de la Cultura y la Ley de Educación. Nos preguntamos, qué pasaría con la amenazante Ley del Mecenazgo Artístico supuestamente, propuesta para ser aprobada en el 2001?

Por último, ¿cuánto tiempo más pasará antes que se cree, apruebe, reglamente y aplique un sistema de Seguridad Social para los Artistas Plásticos? ¿Cuántos de nosotros ya no estaremos para disfrutar de ese derecho?.

Un buen ejemplo muestra de "pragmatismo positivo" lo debe dar el Estado, a través del Viceministerio de la Cultura y CONAC, Gobernaciones y Alcaldías, elaborando algunos Decretos Leyes que permitan resolver de inmediato este desamparo en materia de Seguridad Social del Artista Plástico.

Ideas y propuestas siempre las hay, retomando buenas iniciativas hoy desaparecidas o ejemplos de legislaciones de otras naciones. Es necesario crear una alianza estratégica para establecer la seguridad social del Artista Plástico, donde deben concurrir el Ministerio de Educación, Viceministerio de la Cultura, el CONAC, la AVAP, los artistas todos, las Gobernaciones y Alcaldías.

Se debe considerar en los planes de Seguridad Social las diferencias entre el Artista que trabaja para el Estado en cargos públicos o para la empresa privada. En estos dos casos, él puede optar formar parte del plan que más le favorezca. Pero el que realmente tiene carencias, es el Artista Plástico que trabaja por "su cuenta y riesgo" sin ninguna Previsión Social, que es la mayoría.

Censo

El CONAC y la AVAP deben realizar un censo de todos los Artistas Plásticos del país en función de su Seguridad Social para establecer el reconocimiento y la condición profesional de "Artista Plástico" (o perfil laboral) porque es necesario para las exigencias legales y/o curriculares obligatorias, que seguro las habrá, por ejemplo: domicilio, dirección del lugar de trabajo adicional (si lo tiene), composición del grupo familiar, existencia de taller y vivienda (propia o alquilada) Seguro Médico y presencia de "una obra" realizada (trayectoria), o producción artística en proceso. En algunos casos, títulos y certificado de estudios artísticos, exceptuando los autodidactas, en fin. El Estado debe ser sensible y flexible, para establecer el derecho a la Seguridad Social de un Artista Plástico que vaya más allá de una Pensión de Vejez o Subsidio Temporal.

Profesión Peligro

En el área de Salud, se debe considerar que por la naturaleza de los materiales contaminantes con que trabaja el Artista Plástico, siempre está expuesto a enfermedades graves principalmente de las vías respiratorias, piel y vista, por lo que se necesita un Seguro Médico con cobertura total, sin límite de edad, para atender básicamente la parte preventiva de él y su familia. Si tiene el taller y trabaja en su casa, mayor riesgo familiar.

Posibles Iniciativas referenciales. Para todas las edades.

1
Creación de un fondo para una Asociación de Ahorro y Préstamo para Artistas
1.1 Fondo inicial con aporte del Estado como deudor moral de sus artistas
1.2 Aporte de los artistas en obras que serán tazadas y vendidas para el Fondo Común
1.3 Aporte de los artistas en efectivo en sus cuentas personales a modo de Fideicomiso
2
Convenios Ministerio de Educación
Viceministerio de la Cultura, AVAP con Empresas Privadas de Seguros y Servicios Médicos Hospitalarios
Aportes económicos del Estado, los Gremios
y sus Asociados
 
3
Creación de un Fondo para el Desarrollo de las Artes de uso y manejo transparentes
4
Creación de un Fondo de Bienes Nacionales para la exportación y venta de Arte en los mercados nacionales e internacionales
5
Apoyo económico de proyectos artísticos comunitarios de auto-financiamiento
6
Otorgamiento de Becas Nacionales e Internacionales para talentos artísticos jóvenes (hasta 30 años)
7
Apoyo económico a Cooperativas de Pequeñas Industrias de la fabricación de materiales para las Artes Visuales. Tecnología de los materiales
8
Apoyo económico a Festivales de Arte, organizados por los propios artistas y destinar un porcentaje de la venta para el Fondo del Desarrollo de las Artes y/o Fondo de Pensiones

Posibles Iniciativas Previsionales Urgentes para artistas de 60 - 65 años en adelante.

  1. Pensiones de Gracia, o Asignaciones de Mérito de por vida, que incluyan seguro médico gratuito, mediante decretos Presidenciales, Gobernaciones y Alcaldías, para artistas de más de 60 años -con una obra realizada, reconocida a quienes los podríamos llamar como "Patrimonios artísticos vivientes". Tengan o no cotizaciones o prestaciones por trabajos paralelos realizados.

  2. Jubilación o pensión a artistas de más de 60 años con 25 años como docentes y una obra nacional realizada. Jubilación de inmediato con una asignación económica de por vida equivalente al Premio Nacional de Artes Plásticas y seguro médico gratuito.

  3. Pensión de Gracia Contributiva para reparar algún daño que el Estado le haya causado al Artista.

Nota: En toda Pensión de Gracia o Asignación de Mérito, debe existir el compromiso moral del Artista, si no está impedido físicamente, a realizar contraprestaciones voluntarias en la Política Cultural del Estado, como patrimonio viviente que es y maestro ejemplo de juventudes.

Recuperando Iniciativas

  1. Aplicar el Decreto Ley que garantizaba un porcentaje del valor de toda construcción inmobiliaria para la realización de obras artístico/plásticas a artista reconocido. Ley que no se cumple y que es burlada por las empresas constructoras.

  2. Utilizar los fondos del Derecho de Autor Público de los Artistas para un Fondo Común de Pensiones. Por ejemplo el caso de la utilizaciónn del nombre, su imagen y de las imágenes de la obra de Armando Reverón.

  3. Se debiera destinar parte de los fondos obtenidos por concepto del Droit de Suite para el futuro Fondo Común de Pensiones.

  4. Recuperar las Pensiones Asistenciales de las Gobernaciones y Municipalidades de por vida para artistas (como fue la experiencia de la Gobernación de Sucre con Luis Mariano Rivera, María Rodríguez y Cruz Quinal.)

Este tema es largo y complejo, no requiere sólo de leyes y normas sino de voluntad política para su aplicación y un toma de conciencia de la comunidad artística que ha permanecido callada.

Lo Gremial como Norte

Aprovecho la ocasión para una vez más hacer un llamado a la AVAP para que retome lo esencial de los orígenes de su fundación reduciendo las actividades netamente artísticas y privilegiando lo gremial, como lo recomendara ese gran artista español Juan Genovés, miembro del Sindicato de Artistas Plásticos de España en 1978 en Caracas, cuando transcurrían las primeras reuniones que dieron origen a la AVAP. Para él:  
"las actividades artísticas en una asociación, divide a los artistas y hace el diálogo más difícil, porque surgen criterios competitivos, curriculares- artísticos, y comerciales, ajenos al quehacer gremial"

Dentro de lo gremial se recomendó actividades para los miembros asociados que abarcaran campos como: la Informática concentrada en un Directorio de Artistas, galerías, museos y eventos; la Prevención Sanitaria en el uso de los materiales altamente contaminantes; Talleres de actualización y mejoramiento profesional; Tecnologías de Punta y la Difusión en el Internet. La Defensa del Derecho de Autor; Asesoría y Defensa Legal en los contratos y convenios que establezcan sus asociados con el mercado; y las Bases y Orientaciones para crear las Leyes e Instituciones que garanticen la Previsión Social.

Lo gremial es a mi juicio la razón de ser de la AVAP, una acción gremial que le permita al artista una mejor "calidad de vida" incluido el derecho humano a expresarse libremente y los derechos morales, económicos y sociales especialmente en materia de ingresos y seguridad social.

Aníbal Ortizpozo ortizpozo@cantv.net

Telef/ Fax. 244.1642 – Apartado Postal 69428, Altamira 1062-A- CaracasVisite el Site: www.ortizpozo.com

  (volver)