Argelia Bravo

 

Venezuela

 

(volver)

Di-di arriba a abajo, 2002
Pantalones de Zara (6), pompis de plástico, algodón sintético y envoplast
Medidas variables
 
 


Con la llegada de Zara a Venezuela, mi vida cambió. Hasta entonces en el país había un gran vacío para quienes queríamos vestir con estilo y exclusividad dentro de parámetros económicos razonables. Me descubrí como coleccionista de Zara hace apenas dos años y hoy en día, mi patrimonio asciende a 19 pantalones, 32 franelas, 5 chaquetas, 10 camisas y 7 pares de zapatos. Una de las características principales de mi personalidad como coleccionista, es el hecho de que cuando una pieza me fascina, la adquiero dos veces. Esto apunta más hacia un carácter obsesivo y compulsivo pero adecuado al ritmo de los tiempos que corren. La muestra que exhibo hoy es un fragmento de mi apreciado acervo y representa una de mis líneas favoritas: Trafaluc-Zara, de la Colección Verano 2000. Aunque también siento atracción por Zara Classic y otras de las series, me siento muy satisfecha con este tipo de diseño que me asegura conservar mi personalidad elegante y audaz.

Argelia Bravo