Pedro Terán

 

Venezuela

 

(volver)

Con la vara que MIDAS..., 2002
Instalación: madera, fotografías, hojilla de oro y letras de vinilo
Medidas variables

Se me ocurre pensar a Midas, el mítico rey de Frigia, como paradigma del coleccionista.

El deseo de convertir en oro cuanto tocase es también un deseo sumergido en todo coleccionista, cuya práctica retentiva y acumulativa encuentra semejanza en los procesos de conversión. Desde todo punto de vista, una práctica anal equiparable a la producción artística donde la obra de arte es una trasmutación, un punto ganado a los antiguos alquimistas que no pudieron mirar en sus entrañas el verdadero color del anhelado precioso metal.

El oro de Midas es más oro cuando se le reconoce como materia sucia y el deseo, si verdaderamente queremos evitarlo, inevitablemente debemos sucumbir ante él.

 
Pedro Terán